Los que trabajamos en conservación hacemos la "guerra de guerrillas". Es decir:

HACEMOS LO QUE PODEMOS, CUANDO NOS DEJAN, INTENTANDO CON MUY POCO, HACER DEMASIADO.



D. Ángel Vela, Dr. Parque Alto Tajo

__________________________________



Aunque mucho sea tomado, mucho queda. Y aunque no tenemos ahora el vigor que antaño movía los cielos y la tierra, lo que somos, somos; un espíritu ecuánime de corazones heroicos, debilitados por el tiempo y el destino, pero fuerte en voluntad para combatir, buscar, encontrar y no ceder

Alfred Tennyson

2 de noviembre de 2010

El maquillaje del medio ambiente

Observamos en los últimos años, como se nos vende casi de manera comercial, cualquier "logro, inversión, apuesta..." en el medio ambiente.
Como el medio ambiente es de todos, porque todos vivimos en él, a todos nos parece perfecto.
Pero no es cierto. Todo es un maquillaje. Todo está enfocado a ese maquillaje en vez de a lo que queda debajo.
La realidad es que a esos comerciantes de cosméticos, el medio ambiente les importa una mascarilla de pepino.
Aquel que alza la voz denunciando lo que sucede, se condena irremediablemente a ser silenciado.
Y lo que es peor: Las agresiones a la naturaleza aumentan cada vez más en calidad y cantidad. Somos a medida que pasan los años, más contundentes, más precisos, más masivos. La huella del hombre ya ha llegado a todas partes y en pocos años, nuestros hijos malvivirán en una tierra como la descrita en películas de Mad Max o Blade Runner.
Rectifico. Eso ya no será la Tierra. Será un submundo.



2 comentarios:

  1. Je je, no crees que te has pasado un poco? más bien creo que si tuvieramos unos políticos como dios manda otro gallo nos cantaría, ¿no ...?. En fin, quizás tengas razón y esto no hay quien lo cambie. Saludos

    Calceolusycentaureas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. quizás tenga razón y esto no hay quien lo cambie. Lamentablemente.
    Saludos

    ResponderEliminar

COCHES DE AGENTES FORESTALES

Loading...

LA OFICINA DEL FORESTAL

Loading...

Parantrene

Mi foto
Demasiados kilómetros ya, y los que me quedan...